Presentación de libro sobre la cueca: destacan aporte de profesores de la PUCV en rescate de tradiciones

Solo, sobre el tablado del escenario, un acordeón azul parecía ansioso de que alguien pulsara sus teclas, mientras se aguardaba el inicio de la presentación del libro “La Cueca: Danza de la vida y de la muerte”, en el centro cultural  Gabriela Mistral (GAM), de Santiago.

El libro, de 300 páginas profusamente ilustradas, recorre la historia del baile y sus variaciones a lo largo de Chile.

A unos metros, junto a la testera, uno de los autores de la obra, el folclorista, investigador y profesor del Instituto de Música de la PUCV, Osvaldo Cádiz, charlaba animado con el director de la Academia Chilena de la Lengua, Alfredo Matus, quien reseñaría el trabajo.

Frente a ellos, académicos, artistas, estudiantes y seguidores incondicionales de la música folclórica repletaban el auditorio. Algunos tenían ya en sus manos el libro y lo hojeaban con avidez.

El profesor Cádiz escribió la obra junto a Margot Loyola, premio nacional de Arte, académica de la PUCV y una de las más grandes folcloristas chilenas de todos los tiempos.

Autora: “Quise entregar las mejores palabras que puedo”

El libro, de 300 páginas profusamente ilustradas, recorre la historia del baile y sus variaciones a lo largo de Chile. Contiene testimonios de investigadores, un acucioso estudio de la danza, desde el punto de vista musical y coreográfico, letras de cuecas y material audiovisual… Es, en síntesis, una verdadera enciclopedia sobre el tema.

Un inconveniente de último minuto impidió que Margot Loyola acudiera al acto en el GAM. Su inconfundible figura, humor campechano e invaluable aporte a  la cultura nacional estuvieron, sin embargo, presentes en todo momento, según destacaron Osvaldo Cádiz y quienes reseñaron el texto: Alfredo Matus, presidente de la Academia Chilena de la Lengua; Alejandro Guarello, presidente de la Sociedad Chile del Derecho de Autor; y Atilio Bustos, director del Sistema de Biblioteca de la Universidad.

La decana de Filosofía y Educación, Gladys Jiménez (derecha) y el director del Instituto Música, Enrique Reyes.

En representación del rector Claudio Elórtegui Raffo acudió la decana de la Facultad de Filosofía y Educación, Gladys Jiménez. Asistieron también el director del Instituto de Música, Enrique Reyes, y la gerente de Ediciones Universitarias de Valparaíso, sello de la PUCV, María Teresa Vega.

“Quise entregar las mejores palabras que puedo, lo que yo he aprendido de la cueca durante mi vida. Es un retazo de vida de la cueca que yo he vivido hondamente a través de toda mi existencia”, comentó hace algún tiempo sobre la obra, Margot Loyola.

En el acto, al dar paso a las reseñas, el profesor Cádiz confirmó que el libro es efectivamente una suerte de síntesis del trabajo que ella y él han desarrollado durante décadas para rescatar, describir y difundir la cueca.

Atilio Bustos hizo hincapié en el enorme –y muy paciente- esfuerzo que los dos profesores de la PUCV llevaron adelante para materializar la obra, que puede ser consultada en papel o, de manera completamente gratuita, en internet.

El presidente de la SCD, en tanto, describió a los autores como  investigadores incansables de las tradiciones folclóricas chilenas y agradeció el aporte que en ese plano han hecho a la cultura nacional.

“Este es lenguaje en estado puro”

Osvaldo Cádiz.

El lingüista Alfredo Matus, quien en su juventud cantó en un grupo folclórico dirigido por Margot Loyola, analizó -con  una mezcla de emoción, humor y erudición- la riqueza idiomática que encierran el libro y la cueca en sí.

“Este es lenguaje en estado puro”, sentenció, ante una audiencia cautivada por su oratoria. “Esta es la lengua natural, no intervenida, anterior a las academias de la lengua”, añadió.

Matus fue evidenciando luego el valor de las palabras, expresiones y frases de algunas de las cuecas recopiladas en el libro. “Murciégalo”, “yantar” y una particular derivación del vocablo raíces, se contaron entre los términos que analizó.

“Sin su trabajo, ¡cuánto se habría perdido!”, advirtió en otro momento, sobre la contribución que han hecho los autores para rescatar las tradiciones musicales chilenas.

Cuando se acercaba al término de su presentación, el lingüista describió a los autores de la obra. “Un caminar zapateando”, dijo de Osvaldo Cádiz.  A Margot Loyola, en tanto, la llamó “gran matrona de Chile”.

Por Marcelo Pinto E.
Dirección General de Vinculación con el Medio.